Wendy Sherman, la poderosa negociadora estadounidense que tendrá que ser más astuta que Vladimir Putin

Wendy Sherman, la poderosa negociadora estadounidense que tendrá que ser más astuta que Vladimir Putin
Tara McKelveyBBC News, Washington

15 minutos

Fuente de la imagen, Casa Blanca

Wendy Sherman, una de las diplomáticas más poderosas del mundo, es conocida como Silver Fox («zorro plateado») debido a su melena blanca como la nieve y su estilo astuto para hacer tratos.

Este miércoles participó en las conversaciones entre la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Rusia en Europa.

Sherman, la subsecretaria de Estado de EE.UU., se reunió con funcionarios rusos esta semana para hablar sobre Ucrania. Hay mucho en juego.

El presidente Vladimir Putin ha desplegado alrededor de 100.000 soldados rusos cerca de la frontera con Ucrania, lo que genera temores de una incursión y advertencias de Occidente.

Los funcionarios estadounidenses esperan calmar la tensa situación a través de negociaciones con los rusos, y Sherman está en su salsa.

Admiración y miedo

Conocida en Washington por su caracter puntilloso, tiene un historial de abordar los temas difíciles de frente.

Bajo la presidencia de Bill Clinton, trató de llegar a un acuerdo con los norcoreanos que estaba diseñado para detener sus esfuerzos por construir armas nucleares.

En 2011, tomó la iniciativa en las conversaciones nucleares del equipo de EE.UU. con Irán, mientras el presidente Barack Obama estaba en el cargo. Luego ayudó a elaborar un acuerdo nuclear histórico entre Irán y el P5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, Rusia y Alemania) en 2015.

(Si bien el acuerdo ha tenido sus idas y venidas desde entonces, las conversaciones para salvarlo y hacer que Irán vuelva a cumplir con él comenzaron en mayo, después de que el presidente de EE.UU., Joe Biden, asumiera el cargo).

En ese momento, Sherman habló sobre cómo ser mujer no era una barrera para su progreso en la sala de negociaciones a pesar de que la República Islámica de Irán tiene reglas estrictas sobre las interacciones entre hombres y mujeres.

«Cuando me senté frente a los iraníes, yo era los Estados Unidos de América y tal vez como mujer puedo decir algunas cosas que no parecen tan duras.Pero cuando me pongo dura y pierdo las formas, ello causa un gran impresión porque es inesperado», dijo.

Fuente de la imagen, Inpho

Sherman, de 72 años, tiene la piel pálida y el cabello gris acero muy corto y, a pesar de la naturaleza extenuante de las negociaciones, siempre se la ve bien. «Nunca un cabello fuera de lugar», dice un diplomático británico que ha trabajado con ella durante las negociaciones internacionales.

Recibió su apodo de los iraníes, quienes comenzaron a asociarla a un zorro debido a su enfoque «engañoso» en sus conversaciones. Sus colegas del Departamento de Estado aceptaron el apodo y durante las negociaciones usaron camisetas que decían «Silver Fox».

Sus colegas del Departamento de Estado dicen que la observan con admiración y, a veces, con un poco de miedo mientras ella participa en las discusiones internacionales.

«Es rápida», dice James Jeffrey, exembajador de Estados Unidos en Turquía que ha observado a Sherman durante su trabajo como diplomática. «Y es muy intensa».

Desarrolló sus habilidades diplomáticas de una manera inusual: después de estudiar en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Maryland, ayudó a niños en Baltimore que necesitaban cuidado de crianza.

Como asistente social en la década de 1980, se sintió frustrada con el esfuerzo por salvar a los niños abusados, por lo que se convirtió en organizadora comunitaria para cambiar el sistema. Fue contratada como directora de una oficina estatal de bienestar infantil y desarrolló una reputación como operadora política.

Unos años más tarde se unió a la administración Clinton y se convirtió en la primera subsecretaria de Asuntos Políticos.

Días cruciales

Esta semana pondrá a prueba sus habilidades.

Las negociaciones con los rusos han sido particularmente agotadoras, dicen los analistas, y necesitará todos los trucos diplomáticos que pueda reunir para lograr sus objetivos: evitar una importante guerra en Europa.

Ella habló con los funcionarios rusos, un grupo que incluye a Sergei Ryabkov, uno de los viceministros de Relaciones Exteriores, en Ginebra el lunes. Habló nuevamente con los rusos este miércoles en la reunión de la OTAN en Bruselas, y en Viena lo hará el jueves.

Los rusos tienen una lista de demandas: los funcionarios estadounidenses deben aceptar que no expandirán las fuerzas de la OTAN hacia el este. Los rusos también quieren que los funcionarios estadounidenses descarten la posibilidad de que Ucrania pueda unirse algún día a la OTAN.

Las negociaciones entre los funcionarios estadounidenses y rusos han llegado a un punto muerto. «Fuimos firmes», dijo a los periodistas después de sus conversaciones en Ginebra, y describió cómo ella y los otros funcionarios estadounidenses hicieron frente a los rusos.

La idea que lleva Sherman es convencer a Moscú de «desescalar la situación» en Ucrania y «escoger el camino de la diplomacia», dijo la estadounidense tras la reunión de la OTAN.

Pero el diálogo, por ahora, solo muestra «un elevado número de desacuerdos en cuestiones fundamentales», declaró otro de los viceministros de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Grushko.

Las discusiones en Europa han sido desafiantes para ambas partes, los funcionarios estadounidenses y los rusos. Ryabkov dijo que sus conversaciones con Sherman fueron útiles y estimulantes.

«Las charlas fueron difíciles, largas, muy profesionales, profundas, concretas, sin intentos de pasar por alto algunos temas delicados».

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Deja una respuesta