La versión beta del ‘software’ de conducción autónoma total de Tesla permite a sus coches realizar ‘paradas rodantes’

La versión beta del ‘software’ de conducción autónoma total de Tesla permite a sus coches realizar ‘paradas rodantes’

Los usuarios de los coches eléctricos de ese fabricante pueden elegir entre los modos de conducción ‘relajado’, ‘normal’ y ‘dinámico’.

Tesla ha incorporado tres modos de asistencia al conductor en su última versión beta del ‘software’ de conducción autónoma total (FSD, por sus siglas en inglés), con los que sus coches eléctricos pueden realizar diversas maniobras, informa el portal The Verge.

Se trata de la versión beta 10.3.1 del FSD, en la que se puede elegir entre los modos de conducción ‘relajado’, ‘normal’ y ‘dinámico’. Originalmente, esas funciones se incluyeron en la versión 10.3, lanzada en octubre pasado, pero que pocos días después fueron eliminadas debido a diversos problemas. Posteriormente, se emitió la versión actualizada de ese ‘software’ de conducción autónoma total.

Al activar el modo ‘dinámico’ permite que el coche Tesla siga a otros automóviles más de cerca e incrementa la frecuencia de posibles cambios de carril. Además, el vehículo no saldrá de los carriles de adelantamiento y puede realizar ‘paradas rodantes’, es decir, que ante una señal de pare no se detiene por completo, sino que continúa desplazándose lentamente.

Modo ‘relajado’ y ‘normal’

Mientras que en el modo ‘relajado’, el vehículo tendrá una mayor distancia de seguimiento y menor frecuencia de maniobras de cambios de carril. Con la función ‘normal’, el coche tendrá una distancia de seguimiento media en relación con los vehículos de enfrente y también permite realizar paradas rodantes.

The Verge recalca que de momento es difícil predecir cómo reaccionaría el FSD de Tesla en entornos de tráfico pesado o en condiciones climáticas adversas. Pero considera que el modo ‘dinámico’ podría representar un riesgo de posibles accidentes, debido a la corta distancia con los automóviles que se encuentran adelante o por la mayor frecuencia de cambios de carril.

Además, advierte que las funciones del FSD no hacen que el automóvil sea completamente autónomo, sino que solo permite a su usuario desplazarse con la menor intervención humana posible, por lo que insta tener las manos sobre el volante y estar atentos ante cualquier eventualidad.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Deja una respuesta