Etapa 9: Barreda se agarra con uñas y dientes al Dakar y Al-Attiyah ya vislumbra la victoria final en coches

Etapa 9: Barreda se agarra con uñas y dientes al Dakar y Al-Attiyah ya vislumbra la victoria final en coches

El Dakar 2022 ha entrado definitivamente en su recta final, y empiezan a vislumbrarse favoritos. La 9ª etapa, una de las más rápidas y peligrosas de este raid entre las montañas y cañones rocosos que rodean Wadi Ad Dawasir, dejó claras dos certezas: que en motos no se va a decidir nada hasta el final y que en coches se le está poniendo más de cara aún a Nasser Al-Attiyah.

En motos hubo nuevo cambio de líder. La segunda victoria de Nacho Cornejo en este raid propició que Matthias Walkner, que empezó la jornada a cuatro minutos de Sam Sunderland, le diese la vuelta a la situación para no sólo cazarle sino adelantarle: ahora el austriaco es líder de la general con más de dos de ventaja. El ganador de 2018 fue cuarto en una etapa en la que Cornejo se impuso a Kevin Benavides con un arreón final letal que le hizo distanciarse a casi minuto y medio en meta. 

El mejor español del día fue Joan Barreda. El castellonense, pese a seguir bregando con el dolor de su clavícula rota, fue quinto del día a 2:10, pero ni mucho menos pierde comba en la general. Todo lo contrario: la igualdad extrema en la zona alta permite al de Torreblanca ganarle cuatro minutos al primer puesto. Empezó el día a 14 y lo acabó a 10, si bien ahora es sexto y no quinto. 

El que tuvo peor jornada fue Lorenzo Santolino. El salmantino cedió casi 12 minutos y está a 26:54 de Walkner. Séptimo en la general, queda fuera de esa zona noble del ‘top 6’ que está en once minutos (una distancia más que asequible) y que cierra Barreda. El buen resultado de ‘Bang-Bang’ este martes puede ser clave: partirá en una gran posición desde el punto de vista estratégico para atacar este miércoles, en la antepenúltima etapa del Dakar.

El sudafricano Giniel de Villiers, toda una institución en el Dakar, logró la victoria en esta 9ª etapa en la que quedó claro que sólo la mecánica o un problema muy serio de navegación puede apartar a Nasser Al-Attiyah de la victoria final.

Después de que Sebastien Loeb se librara de una sanción de tiempo pese a perder una rueda en el desierto el día anterior (algo que en otras etapas ha costado 5 minutos), el catarí pasó al ataque en un día en el que incluso llegó a optar a la victoria en una lucha entre los tres miembros del equipo Toyota Gazoo Racing, que lograron un triplete de muchos quilantes. La intensa lucha entre De Villiers y el segundo clasificado, Henk Lategan, queda patente en el tiempo de diferencia en meta: solo 9 segundos.

Loeb y Al-Attiyah se encontraron en pista. Rueda a rueda prácticamente, el francés intentó sostener la batalla con el catarí, si bien al final acabó claudicando. Vio bandera a cuadros a 2:11 del ganador del día y concedió otro minuto de margen a su gran rival. 

Al-Attiyah afrontará este miércoles la antepenúltima etapa del Dakar con 39:05 de margen. No se le debería escapar, pero el Dakar puede ser muy cruel.

Carlos Sainz, por su parte, tuvo un día relativamente tranquilo. Aunque a mitad de especial tuvo un pequeño contratiempo que le hizo perder comba en la pelea por la victoria de etapa, recuperó en los últimos 100 kilómetros para entrar sexto del día a 2:48 del vencedor. Un día más de aprendizaje con el Audi RS Q e-Tron.

Placeholder mam module

Sigue en directo la etapa 9 del rally Dakar

Deja una respuesta