El vocero de la misión de la OEA en Honduras confirma que dejará su cargo en junio

Imagen de archivo del vocero de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), el brasileño Luiz Guimarães Marrey. EFE/Archivo

Washington, 15 may (EFE).- El vocero de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), el brasileño Luiz Guimarães Marrey, confirmó este miércoles a EFE que dejará su cargo a finales de junio, pero aseguró que todavía queda mucho por hacer para combatir la corrupción.

«Sí, lo dejaré a finales de junio», afirmó Marrey, que acudió a la sede de la OEA en Washington para presentar el sexto informe semestral de la Maccih, que abarca el periodo comprendido entre el 19 de octubre de 2018 y 19 de abril de 2019.

Marrey explicó que cuando el secretario general de la OEA, Luis Almagro, le eligió para encabezar la Maccih, él ya le dijo que solo podía estar en Honduras durante un año.

«Yo -indicó- cuando he sido nombrado por el secretario general, yo le he dejado claro que solo podría estar en Honduras por un año. El tiempo pasa rápido cuando se está trabajando mucho».

Marrey, fiscal de carrera en Brasil, sustituyó hace un año como vocero de la Maccih al exministro peruano Juan Jiménez, quien renunció en febrero de 2018 tras asegurar que Almagro no le estaba apoyando en su cruzada contra la corrupción en el país centroamericano.

El convenio de creación de la Maccih fue suscrito en enero de 2016 por Almagro y el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

Ese ente se creó con un convenio para que actuara durante un periodo de cuatro años, por lo que dejará de operar en enero de 2020 si el Ejecutivo hondureño no accede a renovar su mandato.

Marrey rechazó opinar sobre si la Maccih debe seguir trabajando en Honduras y consideró que «ese tema debe ser discutido por la secretaria general y el Gobierno de Honduras».

«La misión es muy útil a Honduras, pero ellos son los que lo tienen que decir, Honduras tiene que decidir si la quiere o no», manifestó Marrey, quien aludió a la opinión a favor de la Maccih que los hondureños expresaron en un reciente sondeo del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC) rectorado por la Compañía de Jesús.

En ese sondeo, el 61 % de los encuestados consideraba que la Maccih debería continuar con su labor en Honduras.

Marrey consideró que «el problema de la corrupción no se resuelve de una hora para otra» y hay que seguir trabajando para garantizar la independencia de las instituciones, garantizar el Estado de derecho y dar al Estado hondureño las herramientas para combatir la corrupción por sí mismo.

En Honduras, diversos sectores han denunciado que desde el Parlamento se está promoviendo la salida de la Maccih del país para favorecer a políticos y otras personas que estarían implicadas en actos de corrupción y podrían ser enjuiciados.

Frente a ello, Estados Unidos ha instado a Honduras y a la OEA a renovar el mandato de la Maccih para que siga prestando ayuda al Ministerio Público en la investigación de casos de corrupción.